[…] Da igual dónde estés sentado, que podrás ver la imagen igual de bien. Esto es como en los cines clásicos donde la pantalla era curva: todos los espectadores tienen la posibilidad de disfrutar prácticamente por igual, sin preocuparse por la situación de su asiento. También están disponibles los televisores curvos de 60 pulgadas. […]

Responder